Las tecnologías ya están aquí e influyen en tu proyecto

por | Abr 9, 2021 | Actualidad

¿El futuro es ya ahora?
Estamos en una era en la que ya puedes ver al momento los selfies que se está haciendo un robot en Marte mientras nosotros estamos jugando una partida desde el sofá, en una consola portátil, con un japonés y un australiano.
Chateamos en el metro con varios amigos a la vez, y nos podemos informar al momento de acontecimientos de todo el globo por distintas fuentes.
Podemos mantener conversaciones con extranjeros con un auricular que traduce directamente a nuestro oído.

Las empresas pueden retransmitir un evento en tiempo real. Podemos asistir a cursos y a seminarios de todo tipo independientemente de su ubicación por vídeo-conferencia. O consultar a nuestro médico mientras nuestro reloj le envía nuestra actividad cardiaca.
Tener la información de las empresas que están a nuestro alrededor, en la calle. Conocer sus balances, sus directivos y qué otras empresas tiene también vinculadas.

Cuando se habla de procesos de negocio digital de las empresas es el uso de la palabra mágica Blockchain. Es una tecnología que apenas está comenzando su implantación y pocos profesionales tienen claro el tipo de aplicaciones que puede llegar a tener.

Quienes han oído hablar de este término suelen haberlo hecho con relación al famoso dinero virtual Bitcoin, pero las aplicaciones de Blockchain son muchas más y cada vez nos van a tocar más de cerca.

Pero, ¿qué es el Blockchain? Es un conjunto de conocimientos que permiten mantener un registro distribuido, descentralizado, sincronizado y muy seguro sobre la información que se trabaja en ordenadores y en otros dispositivos, es decir, vendría a cumplir la función de un registro público en las operaciones digitales, ya que permite identificar a cada persona y terminal de forma única y almacenar y trazar esa identificación en todo momento.
La gran ventaja es que permite registrar transacciones, contratos o cualquier otro tipo de actuación en Internet de manera verificable, infalsificable y transparente, sin necesidad de que un tercero verifique su validez.

El sector financiero es el que se ha lanzado con más interés a explorar el mundo del Blockchain por las ventajas que tiene el mantener un sistema de registros sin la participación de intermediarios.

Disponer de un sistema de validación autónomo permite a las empresas automatizar los números de procesos, desde la compra de materiales, hasta las gestiones de nóminas, emisión de facturas, realización de pedidos de materiales y otros trámites y papeleos, automatizando procesos y ahorrando dinero y tiempo.

Llevado al ámbito personal, un currículum validado por Blockchain evitaría situaciones como las que hemos visto en algunos políticos en los últimos tiempos y facilitaría a los directores de personal su trabajo.

La Inteligencia Artificial se mueve a tremendos grandes pasos, aunque no siempre está afectando en la vida de los usuarios.
Estas máquinas inteligentes imitan las funciones cognitivas de los humanos, son la combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano: aprender, razonar, deducir, hacer predicciones. A menudo, lo asociamos con la imagen de un robot físico y humanizado como en las películas.

Seguro que a la mente nos viene films como, “Terminator” o “IA Inteligencia Artificial”.  Quien no recuerda a John y Sarah Connor o a David Swinton y Joe.
El mito de la conducción autónoma y de todos los beneficiarios que reportaría ha sido el acicate para que ya no sea sólo Google quien invierta grandes sumas de dinero para la investigación en este campo.

Al anuncio de Apple o las demostraciones de Tesla se han añadido numerosas marcas que no quieren quedarse atrás. El Model 3 de Tesla puede ser el Ford T de la era moderna, tanto por su ordenador de a bordo como por la democratización del coche 100% eléctrico.

Los mayordomos caseros, como se han denominado a los aparatos tipo altavoz-robot, son los que entran en el espacio central de una casa y nos permiten preguntar por el tiempo que hará o qué canción está sonando en la radio, pedir un libro por Internet o la pizza para esta noche. Son los Alexa (Amazon), Google Now, Siri (Apple) o Cortana (Microsoft). Y varios llegan con la controversia de un aparato que escucha todo lo que se diga en casa mientras está conectado a las redes.

El campo de la domótica siempre ha sido mencionado como algo cercano, pero pocas veces hemos podido verlo aplicado. La aparición de plataformas como Homekit (Apple) o Google Home nos dejan un abanico muy práctico y realmente fascinante.

Luces que controlan ambientes luminosos, cálidos o tenues. Cerraduras, toldos, enchufes, persianas, alarmas… Todo puede ser controlado desde el Smartphone. Hoy en día accesible de manera mucho más fácil que hace unos años y con funciones de control de consumo, un valor añadido a la inversión.

Mención aparte merece Amazon y su Dash Button, que pueden revolucionar el momento de la compra. Lejos están ya las menciones a las neveras que avisan de la falta de alimentos y con conexión a Internet.

Mucho se habla de Internet of Things (IoT), es decir, la tecnología que permite la comunicación en cualquier dispositivo, además del tradicional, gracias a la conexión de Internet en cualquier lugar y momento, y gracias a la importancia de la experiencia del usuario.

Te brindamos algunos ejemplos innovadores de su uso en la actualidad:

Zapatillas inteligentes. La Gemini 2 es capaz de medir la distancia y el tiempo recorrido así como las calorías consumidas, sincronizando con su App vía Bluetooth, donde se puede almacenar toda la actividad del usuario y sólo después de finalizada la rutina, podrá descargar todos los datos al dispositivo móvil.

Sensores para el jardín. La compañía Parrot ofrece el sensor Flower Power, destinado a jardines, que registra datos sobre la luz solar, temperatura, el nivel de fertilizante en el suelo y la humedad. De esta manera, el sensor analiza lo que necesitan las plantas y envía alertas a través del Bluetooth al Smartphone del usuario.

Wearables para perros. Con el dispositivo Fitbark, las mascotas también están conectadas. Se coloca en el collar del perro para monitorear su actividad, calidad del sueño y ofrece detalles sobre su comportamiento. También detecta signos de enfermedad y controla una variedad de problemas médicos.

Botones inteligentes. Amazon llegó a un acuerdo con un fabricante de detergente que permite tener un botón, que es smart, acoplado a la lavadora. De esta manera, cuando falte el producto, puedes comprarlo tan sólo con pulsar el botón. Amazon recibe la orden de compra y la envía directamente a tu domicilio.

Cubo de basura, inteligente y conectado que ayuda a reciclar. Tiene diferentes compartimentos en los que se coloca el tipo de residuo que corresponda. Cuenta con una puerta motorizada que se levanta al acercar la mano. Tiene conectividad WIFI, puerto USB y presenta informes al móvil sobre nuestro reciclaje y control de residuos, informando sobre los kilos que vamos generando o si nos quedan bolsas.

Billetera electrónica (BIM). Desde tu celular puedes recibir y enviar dinero sin consumir el saldo o megas de tu teléfono móvil.

El IoT ha revolucionado el panorama tecnológico actual y está consiguiendo mayor presencia en nuestro día a día. Su empleo, cuenta con muchísimas posibilidades, pero también es necesario conocer la otra cara de la moneda: la ciberseguridad.

El gran reto del IoT es aumentar los niveles de seguridad. Estamos expuestos a un amplio abanico de amenazas y nuestros datos se ven comprometidos constantemente. Es importante ser consciente de que cuantos más dispositivos tengamos conectados, más volumen de datos estamos generando. De esta manera, se incrementará la vulnerabilidad a ciberataques. Esto quiere decir que es necesario la concienciación de que existen estos peligros de manera constante.

Así pues, mientras que el reto de los clientes es aumentar su concienciación, el gran reto del IoT es aumentar estos niveles, incrementando servicios que no solamente protegen, sino que también permiten conocer y controlar las ciber amenazas a las que están expuestos todos tus sistemas para aumentar los niveles de concienciación.

Las aportaciones de Internet of Things son muchas y muy buenas, por lo que es preciso que las empresas e instituciones, tanto públicas como privadas, colaboren y unan sus fuerzas para garantizar la protección de los datos en este fenómeno cada vez más consolidado.

Otro fenómeno más de la tecnología es la Realidad Virtual (VR) y la Realidad Aumentada (AR).
Actualmente la inmensa mayoría de la información que manejamos es digital. Principalmente nos encontramos con textos, imágenes o vídeos, pero también disponemos de otro tipo de información, como estos dos modelos digitales, que los usuarios quieren utilizar de manera fácil e intuitiva.
Ambas realidades comparten nombres similares y el principal uso de modelos en tres dimensiones, pero la información se presenta al usuario de forma diferente.

Cuando hablamos de realidad aumentada nos referimos a combinar elementos virtuales junto a elementos de la realidad que nos rodea, normalmente mediante el uso de cámaras y pantallas, o a veces mediante el uso de gafas o proyectores, en tiempo real. La finalidad es crear una realidad mixta, gracias al uso de estas cámaras o las gafas.

¿Cuál es la diferencia?
La Realidad Virtual consiste en crear un mundo de apariencia real, pero totalmente generado mediante tecnología informática, y acceder a él gracias a las gafas de realidad virtual.

El principal impulsor de esta tecnología ha venido del mundo de los videojuegos. En 2012 la empresa Oculus VR presentó el primer prototipo del casco Oculus Rift, un casco de realidad virtual pensado para los videojuegos. Posteriormente, empresas como Sony, Microsoft o HTC presentaron sus propuestas de cascos de realidad virtual.

La realidad virtual ha obtenido gran repercusión en entrenamientos, como el de soldados, situándolos en situaciones peligrosas sin tener desarrollar un entorno real seguro para realizar el entrenamiento. O en medicina, donde los médicos se pueden enfrentar a operaciones complejas sin poner en peligro la vida de un paciente. También se han generado aplicaciones donde se hace al usuario viajar a sitios a los que no le sería posible, haciendo que pueda conocer nuevos lugares o visitar museos.

La Realidad Aumentada consiste en permitir superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad. Nos permite añadir capas de información visual sobre el mundo que nos rodea, utilizando la tecnología, dispositivos como pueden ser nuestros propios celulares.
Esto ayuda a generar experiencias que aportan un conocimiento relevante sobre nuestro entorno, y además recibimos esta información en tiempo real.
Mediante la realidad aumentada el mundo virtual se entremezcla con el mundo real, y siempre con el objetivo de comprender mejor todo lo que nos rodea.

Un doctor puede estar viendo las constantes vitales de su paciente, mientras le opera. Un turista puede alzar su cámara y encontrar puntos de interés de la ciudad que visita, apuntando hacia los lugares que quiere visitar. Un operario puede realizar labores de mantenimiento en una sala de máquinas, obteniendo información de donde se encuentra cada componente, simplemente apuntando con su Tablet y sin necesidad de consultar un complicado mapa.

Dos ejemplos más concretos de aplicaciones con Realidad Aumentada son Pekemon Go e Ikea Place. El juego Pekemon Go causó furor y le dio mucha visibilidad a la Realidad Aumentada. Un año después del lanzamiento de este juego (el 6 de Julio de 2016), Ikea lanzó su aplicación Ikea Place que permitía insertar productos de su catálogo de forma virtual en cualquier espacio de tu casa a escala real para ver como quedan, sin necesidad de tener que comprarlos primero. De esta forma facilita tomar decisiones de compra ya que te dan la posibilidad de probar muchos productos de diferentes estilos y colores hasta encontrar el que más te guste.

¿Y qué significa el concepto BigData? Es el término que describe la gran cantidad de datos (estructurados y no estructurados) que abundan en una compañía a diario. Lo valioso es cómo manejar esta información para conseguir directrices que conduzcan a una mejor toma de decisiones y acciones de negocio estratégicas.

La utilización del BigData facilita acometer una serie de actividades empresariales desde el análisis de datos masivos hasta la experiencia del cliente.
Para tal utilización, las empresas necesitan nuevas herramientas y tecnologías que permitan gestionar estas grandes cantidades de datos para así poder sacar el máximo potencial de los datos de que disponen.
¿De dónde salen estos datos?

Internet. A través de las cookies de los navegadores las empresas pueden averiguar el comportamiento de sus visitantes para poder mostrar anuncios de acuerdo a sus gustos, las horas de mayor consumo, las formas de acceder a una página en particular.

Redes sociales. En las diferentes redes sociales se comparte una gran cantidad de información: qué temas son más relevantes para un usuario, sus marcas favoritas, cómo interactúan.

Generada por la empresa. Es la información que una compañía es capaz de generar y controlar por si misma.
Ejemplo: las tarjetas de fidelización que ofrecen ofertas y servicios exclusivos a los clientes, y a las empresas patronas de hábito de consumo para poder adelantarse a sus necesidades. O las tarjetas de crédito que dan a conocer patrones de consumo a las entidades y así ofrecer servicios específicos a sus titulares.

Los fundamentos del BigData están computados en las siete Vs magnitudes de medición:

Volumen. La cantidad de datos que son originados y almacenados con el objetivo de procesarlos y transformarlos en acciones.

Velocidad. La rapidez en la que los datos son creados, almacenados y procesados en tiempo real.

Variedad. Las formas, los tipos y las fuentes en las que se registran los datos: documentos de texto, correos electrónicos, audios, vídeos, imágenes que residen en un dispositivo móvil, perfiles de redes sociales.

Veracidad. La calidad de los datos, es decir, el grado de fiabilidad de la información recibida.

Viabilidad. La capacidad que tienen las compañías de generar un uso eficaz del gran volumen de datos que manejan.

Visualización. El modo en el que los datos son mostrados para encontrar claves ocultas y patrones en el tema a investigar.

Valor. Los datos que se transforman en información, que a su vez se convierte en conocimiento y a su vez en una acción a decisión.

El BigData, qué es y para qué sirve son preguntas que muchas empresas se plantean debido al gran impacto que está suponiendo. Saber acumular y analizar la información resulta cada vez más determinante en el desarrollo económico de una compañía.

Estamos viviendo en el futuro. Y si bien los beneficios personales son claros, los de las empresas sólo podrán alcanzarlos aquellas que vivan en el punto de mira suficientemente adelantado. Es ahí donde radica mucha parte del triunfo de las empresas de hoy.

Otros artículos

Pin It on Pinterest

Share This