Diario de un artista en Paro, por Chema Rodríguez-Calderón

por | Mar 20, 2020 | Actualidad

Diarios de artistas: nueva sección de Scenikus

   

Chema Rodríguez-Calderón, autor, director y actor. ( Foto de Sergio Parra)

Chema Rodríguez-Calderón, autor, director y actor                                                                                .                         (Foto de Sergio Parra)

 

20 marzo 2020

Son muchas las desgracias que le pueden ocurrir a un ser humano. Viva donde viva y se dedique a lo que se dedique. Cualquiera puede ponerse enfermo, perder a su pareja, el trabajo o su casa. Incluso todas estas desdichas pueden acontecer al mismo tiempo. Sabemos que las desgracias ocurren y nadie es inmune a la infelicidad. Si las desventuras llegan de una en una y bien separadas en el tiempo, pues mejor, ¿no? 

Esta historia comienza con un artista bajito, aunque rabiosamente sexy, que henchido de orgullo y felicidad comienza a ensayar una nueva obra de teatro. Anuncio que es artista, lo “primerito”, para que así le dé menos pena al lector. La narración comienza en primera persona como es obligación en un diario.

Lunes, 24 de febrero

Estoy nervioso y emocionado al mismo tiempo. Es el primer día de ensayos de mi nuevo texto teatral Histerias de amor, el nuevo estreno de mi compañía Martelache. Tenemos un elenco fabuloso y un equipo artístico y técnico brutal. Nos va a dirigir nuestro actor-director-cantante-dramaturgo favorito, Juanma Cifuentes. Ya nos dirigió en nuestra última producción Clásicas envidiosas y esta comedia va a ser todavía mejor. Tenemos un lugar donde ensayar que nos cede gratuitamente la Junta Municipal de Tetuán, una residencia artística en el Teatro de Pinto y una temporada primaveral pactada con los Teatros Luchana de Madrid. Eso sí, estoy bastante preocupado por todo lo que está sucediendo en China desde noviembre con el coronavirus COVID-19 y parece que en Italia están pasándolo fatal. Ojalá esto no llegue a más. Bueno, bueno, bueno, céntrate en tus ensayos y a crear. Me digo: Tienes que darlo todo. Disfruta del momento, eres un divo del off. ¿Qué puede ir mal?

Martes, 25 de febrero

Segundo día de ensayos con Juanma Cifuentes. Este director es un crack. Exigente pero divertido a más no poder. Todos los actores estamos disfrutando a tope. Estoy viviendo un momento profesional estupendo. Acabo de ser el ayudante de dirección de mi gran amiga y directora, Tamzin Townsend, en El método Grönholm, en la Escalera de Jacob estoy actuando junto a mi compañero artístico, socio y hermano, Gerard Clúa en ¡Claro Boba! Prohibido el Humor que ya lleva más de un año representándose ininterrumpidamente. Estoy de gira con Juan Gea en la obra dirigida por Juan Carlos Rubio El insólito caso de Martín Piché, con Martelache tenemos tres obras para bebés representándose simultáneamente en Teatros Luchana, Teatro galileo y La Escalera de Jacob. Por si esto fuera poco, el lunes 16 de marzo vuelo a Oslo para impartir un curso de teatro para una asociación que monta repertorio teatral español en castellano. Estoy feliz como una perdiz. El coronavirus da el salto a la península, ya se han superado dos casos aislados en Canarias y Baleares, aunque justo hoy ya hay nuevos positivos en Canarias, Barcelona, Castellón y Madrid. Gobierno, administraciones públicas y entendidos en sanidad dicen que no hay nada de qué preocuparse. Pues no me preocupo. A currar. ¿Qué puede ir mal?

Viernes, 28 de febrero

Termino mi primera semana de ensayos de Histerias de amor. Me hallo contentísimo con el trabajo de todo el equipo y deseando que llegue el lunes. El coronavirus sigue siendo el tema del día pero nadie está preocupado. La gente está tranquila. Incluso se tacha de ignorante y alarmista a todo aquel que demuestre en público preocupación. Parece ser que son cosas lejanas, asuntos de ancianos y, bueno, pobres italianos, parece que lo están pasando mal. Yo, que me creo sobrado de ingenio, pero desconozco mi falta de personalidad, me uno a la masa, al gobierno, a la Comunidad de Madrid y a los grandes profesionales de la comunicación y la sanidad. Mi faceta de productor, bastante propensa al dramatismo y a la desazón me tiene inquieto. Mi socia y compañera de desdichas, Marta Ochando, prudente y razonable, me acompaña en el viaje. Pero no hay cabida para el drama porque no pasa nada. España va bien. Que no te preocupes, estúpido enano agorero. ¡VALE, NO ME PREOCUPO! Si yo estoy genial. ¿Qué puede ir mal?

Histerias de amor (Foto de María Simón- Sipeco)

Histerias de amor (Foto de María Simón-Sipeco)

Sábado, 29 de febrero

Bolo de El insólito caso de Martín Piché en Majadahonda. Gozoso con el actorazo que tengo de compañero, Juan Gea. Orgulloso de trabajar con Juan Carlos Rubio que me ha dado unos de los mejores personajes de mi carrera. Risas, aplausos, teatro lleno, lleno, lleno hasta los topes. Cómo me gusta el teatro, joder. Encantado de la vida. Y el coronavirus no es ni el tema del día en el teatro. Encantado con mi papel, con mi profesión y con la vida. ¿Qué puede ir mal?

Lunes, 1 de marzo

Comenzamos la segunda semana de ensayos con ilusión. Estamos trabajando a tope con Juanma y con nuestra coreógrafa, María Granada, estamos disfrutando. Parece que hay más casos en España, ahora debemos ser prudentes y mantener una higiene más cuidada. Pero como todo va bien, nosotros seguimos planificando la campaña de comunicación, sesiones de fotos, vestuario, escenografía y estreno. Histerias de amor es nuestra mayor ilusión. Vamos a arrasar con nuestra nueva comedia. ¿Qué puede ir mal?

Viernes, 7 de marzo

Terminando la segunda semana de ensayos. Juanma Cifuentes ya tiene la obra dibujada y comenzamos a ver cómo será el montaje. Estamos flipando, felices y a 1.000 revoluciones de energía y creatividad. El coronavirus ya comienza a ocupar nuestras conversaciones tanto o más que el texto, los movimientos y el montaje. Ya hay intranquilidad. Todos sabemos que el sector cultural siempre sufre mucho en cualquier crisis. Más de 60 asistentes a un funeral en Vitoria resultan contagiados. Han cerrado los centros de mayores y hay rumores de que otros centros públicos podrían cerrar. Mi talentosa compañera de reparto y coproductora Marta Ochando y yo comenzamos a ver que esto no tiene buena pinta. Parece que ya hay algo de alarma, pero si el teatro sigue, yo sigo, nosotros seguimos. Show must go on. ¿Qué puede ir mal? ¿Qué puede ir mal? ¿Qué puede ir mal?

Sábado, 7 de marzo

Bolo de El insólito caso de Martín Piché en Arroyomolinos. Una función fantástica pero la gente está más fastidiada, menos público, menos risas, menos felicidad. ¿Será que algo puede ir mal?

Martes, 10 de marzo

Comenzamos la tercera semana de ensayos con el anuncio de que cierran los centros culturales en toda la Comunidad de Madrid. Histerias de amor se queda sin su fantástico y gratuito lugar de ensayos y ya empiezan a torcerse las cosas. A partir de aquí reacción en cadena. Limitaciones de aforo en teatros públicos y privados, empresarios y productores nerviosos. Los teatros públicos cierran sin problema, se pagan con nuestros impuestos y no dependen del público. Pero, ¿cómo se puede mantener en cartel un montaje de productora privada en un teatro de 600 butacas con un tercio de su aforo? ¿Cómo puede permanecer en cartel una obra en un gran teatro comercial pudiendo vender tan sólo 200 localidades? ¿Qué pasa con los teatros de 50, 70 ó 100 butacas si sólo pueden vender 16, 23 ó 33 entradas? Está claro que la situación va a ser mucho peor de lo que dicen. El Ministerio de Sanidad anuncia el lunes 1.200 positivos, las cifras suben al ritmo de Italia, ya hay preocupación y paranoia. ¿Cómo de mal puede llegar a ir todo?

Jueves, 12 de marzo

En apenas 4 días me he quedado sin trabajo, a 0,0€ de ingresos. Los Luchana y Teatro Galileo nos anuncian que no tendremos funciones de teatro para bebés. Estrellas y a soñar y Animalia canceladas. Las giras de teatro comercial y temporadas aplazadas y anuladas. No habrá funciones de El insólito caso de Martín Piché, La Escalera de Jacob cancela programación, ¡Claro Boba! y Coloreando siguen a sus compañeras de temporada. Por supuesto el taller teatral en Oslo por mera lógica y forzada responsabilidad también se disuelve. Los nacionales de países pobres mediterráneos sólo podemos llevar desgracia y calamidad a los países escandinavos. Colegios, bibliotecas, teatros y todos los centros públicos en muerte cerebral. Es momento para no perder el ánimo y debemos ser consecuentes con la situación pero es una PUTADA. Esto va a ir muy mal.

Viernes 13 de marzo

Se anuncia el estado de alarma, que entrará en vigor mañana sábado.  Ya estamos en los 5.200 contagios. Comienza el encierro domiciliario con todos mis compañeros de profesión en paro total. Ya lo sabíamos pero nos damos cuenta, más que nunca, de lo precario de las profesiones artísticas y culturales. Mis compañeros de profesión ya no están sólo preocupados por la supresión total del sector. La preocupación de los artistas, profesionales y técnicos independientes de las artes escénicas cambia. Ya no inquieta tanto el trabajo. Muchísimos actores, bailarines, gestores culturales y de prensa, directores, vestuaristas, etc, etc, etc, se preguntan si podrán pagar el alquiler, la hipoteca, los créditos o si nuestras compañías, asociaciones culturales, locales de ensayos, escuelas y sellos independientes podrán mantenerse abiertos durante tantas semanas de encierro e inactividad. Los autónomos, como siempre olvidados, deben seguir pagando sus cuotas a la seguridad social y digámoslo claro: si no se toman medidas nuestros caseros nos echarán a patadas de nuestras casas. Ya se escuchan voces con la necesidad de ayudar a la hostelería, al sector de producción, los sanitarios están desesperados, con falta de equipo y al límite de sus fuerzas. Pero devorando periódicos online, telediarios y magazines veo claramente la cruda realidad: el sector cultural ni se menciona, ni se analiza, ni está en la mente de nadie. Al fin y al cabo es sólo entretenimiento y para eso ya tenemos Netflix y Youtube. Esto pinta fatal, fatal, fatal.

Viernes, 20 de marzo

Desde mi sexto día de encierro y con más de 18.000 contagiados y 832 fallecidos en España y más de 3.000 muertos en Italia sé que mi deber está con la salud, con el cuidado de mis congéneres y con la solidaridad. Y eso es lo que voy a hacer. Ser responsable y cívico. Prefiero y debo ser objetivo y entusiasta. Todo el mundo está igual y muchísima gente lo va a pasar muy mal. Lo sé. Pero si me preguntas por mi profesión, que amo enormemente y que es parte de mí, debo decirte lo que pienso y sé que estamos BIEN JODIDOS. No, no, no. Sé positivo, sé positivo… Venga inténtalo, canijo. Positivooooooooooooooo. Para, respira y haz las preguntas adecuadas. ¿Estrenaré Histerias de amor en la fecha prevista? No. ¿Cuándo será entonces mi ansiado estreno? No sé. ¿El teatro sobrevivirá? Llevamos desde los siglos VI y V antes de Cristo haciendo esto. Y desde Grecia y a través de los siglos hemos sobrevivido al cine mudo, al sonoro, al 3D, a la radio, a la tele y al pirateo. También sobreviviremos a Netflix y a Internet. La respuesta a esta pregunta es un claro .

Otros artículos

Pin It on Pinterest

Share This