Entrevista al Mago Jorge Blass

por | Dic 10, 2019 | Entrevistas

Una entrevista de Carlos Rivera Díaz para Scenikus

“La magia consigue que salga nuestro niño interior”.

Hay oficios en los que parece imprescindible que el niño interior salga a relucir. Desde luego en el hecho artístico, con esa capacidad de crear otras realidades, es imprescindible. Jorge Blass empezó a imaginar cuando delante de su televisor veía a su admirado Juan Tamariz, cuyos trucos en los kioskos le enseñaron sus primeras lecciones de magia. Desde entonces, ha construido una carrera llena de ilusiones y de hitos. Momentos clave como cuando se convirtió en varita de oro y cenó con el Príncipe Rainiero con solo 19 años.

A partir de ese momento, su carrera se puso en órbita con hitos como la llamada de un tal… ¡David Copperfield! Dos años después de un tremendo accidente -que le hizo pensar que nunca más podría volver a hacer lo que más le apasiona en su vida- estrena Invención en el Teatro Marquina con el que hace su particular homenaje a los inventores presentes, pasados y futuros con la ayuda de Andy… Y se preguntarán, ¿Quién es Andy? Pues bien, siéntense en sus butacas para descubrirlo y disfruten de este encuentro exclusivo de Carlos Rivera Díaz con nuestro ilusionista más internacional para SCENIKUS …

¡Espacio donde la creatividad siempre está ON!

¿Cómo venderías Invención en una frase?

Venid a verlo ya que vais a ver lo que nunca antes se había visto en magia. Os vais a ilusionar y a flipar.

Danos las claves de este show en el que el espectador no va a ver trucos de cartas ni chisteras…

Es mi visión de la magia del siglo XXI. Es una puesta en escena diferente con un dron, un robot, un algoritmo que predice tendencias… Uso este contexto para hacer mis trucos de magia, algunos inéditos. Uno de ellos es que voy a hacer invisible a una persona del público durante unos instantes.

Háblanos de tu relación con ese ayudante de inteligencia artificial llamado Andy…

Es un preadolescente escéptico que no cree en la magia y tiene acceso a internet, por lo que puede buscar todo de lo que le hablo. Representa a ese espectador actual escéptico que se sienta en su butaca. Poco tienen que ver con el público que tenía Houdini… Tienes que tratar de convencer, hacerles ver lo imposible. Andy me lo va poner difícil en el escenario.

¿En qué momento decidiste dedicar un espectáculo a los inventores?

Hace muchos años que lo tenía en mente. Desde niño me encantaban los inventores, aportan mucho a nuestro mundo y es que una idea genial puede cambiar nuestras vidas y nuestros hábitos. He explorado este mundo mucho para mediante la magia poder recrear en un escenario algunos inventos que aún no existen.

“La magia no está en el mago ni el truco, está en la mirada del espectador”, ¿Qué le sigue haciendo soñar a Jorge Blass como espectador?

Me siguen haciendo soñar las cosas más sencillas, pero probablemente podría destacar cosas como pasar tiempo con tus amigos o crear un trabajo como este que hemos disfrutado tanto en el proceso… No me quiero olvidar de los juegos de cartas de Tamariz y todos esos cartomagos que me siguen encantando y en España tenemos algunos muy importantes.

Precisamente ilusionistas como Raúl Alegría confiesan compartir el mismo origen de su magia que el tuyo, esos fascículos de Tamariz… Y en tu caso añadimos el nombre de Encarnita.

Es verdad, los 70 fascículos de Tamariz que compraba en los kioskos me hicieron descubrir los secretos de la magia cuando tenía 12 años. Uno de ellos hablaba de una tienda llamada Magia Estudio. Yo fui con mi madre y conocimos a Encarnita, que era la copropietaria junto a José Luis Ballesteros. Fue la primera persona que me recomendó un libro y un truco que me llevé a casa, lo practiqué y volví a la semana siguiente… Ese primer inicio es siempre muy importante y yo la agradezco siempre a Encarnita que lo hiciera tan bien y que me recomendara cosas que me incentivaran a seguir. Podía haberme recomendado cosas que no fueran adecuadas, pero fue ella la que me recomendó ir a la escuela de Ana Tamariz, que tanto me enseñó.

Y si nos vamos aún más atrás e indagamos en tu origen ‘mágico’, ¿Había algún referente familiar interesado en la magia?

La verdad es que no. Tendríamos que ir a 1986 cuando yo veía Magia Potagia en televisión. Me gustaba mucho, pero no sabía cómo empezar. Todo esto me hizo que 6 años después empezara a interesarme de lleno por la magia con los citados fascículos de Tamariz.

Hace unos años triunfó en Antena 3 un programa en el que se ‘destripaban’ los trucos a través de un mago enmascarado, ¿Qué opina Jorge Blass sobre el hecho de que se descubra el truco?

No está bien, los magos queremos ilusionar y ese programa destripaba trucos y eso nunca está bien, pero como programa estaba bien hecho. Este formato no destacaba lo difícil que es hacer un truco de magia ni el ingenio que hay detrás. En el fondo, trabajamos con rompecabezas muy ingeniosos que llevan muchos años diseñándose. Se han creado durante cientos de años trucos para que los espectadores salgan ilusionados y ese programa ponía el foco en el truco, que para mí es lo menos importante. Decía un famoso mago que el truco es como la peluca en el actor, lo importante es cómo se genera esa magia en el público.

Llevas muchos años subido a las tablas y me gustaría saber desde tu perspectiva ya de veterano, ¿Cómo valoras el panorama del ilusionismo español?

España es una de las potencias mundiales en magia. Se han generado grandes magos a nivel mundial como Héctor Mancha y Miguel Muñoz, que han sido los últimos premios mundiales de magia. También es interesante que haya magos dedicados a hacer festivales por toda España como Raúl Alegría en Cantabria, el Mago Migue en Granada y yo lo hago en Madrid en el Price. Eso reúne a miles de personas en toda España. Aparte de eso hay shows completos de teatro como el nuestro que se presentan en espacios escénicos de primer nivel. En ese sentido vamos muy adelantados a otros países en los que no es habitual ver shows completos de magia en teatros así.

Te he oído hablar de ese momento en que te dan la varita de oro casi como una especie de cuento de hadas al más puro estilo Frozen

Tenía 19 años y me convocaron a un concurso internacional en el que hice un número que estaba perfeccionando. Hacia magia dramatizada y había incluso la muerte de una paloma en escena a la que luego resucitaba gracias a la inspiración de mis maestros. Era un número muy emocional que sorprendió mucho y me dieron por unanimidad la varita de oro. De repente, gano y me dicen que voy a cenar con el Príncipe Rainiero y ahí empezó mi particular cuento de hadas. Me fui a cenar con un príncipe y fue muy amable. Me dijo: “Enhorabuena, muchacho”, en un perfecto castellano. A partir de ahí me empiezan a llamar de muchos países y, desde luego, fue un hito en mi carrera.

¿Qué queda del que fue chico de la fibra óptica en el Jorge Blass que se sube ahora al escenario del Marquina?

Hay una gran evolución. Aquel anuncio fue muy rompedor en la época. Estaba empezando en tv y destacábamos las virtudes de una tecnología que era el antecedente del ADSL, lo último en la época. El director del anuncio, Plácido, fue muy visionario al hacerlo en plano secuencia, donde no había cortes de plano y fue una gran presentación a nivel mediático. Fue mi puesta de largo ante el gran público en España.

“Hi, I’m David Copperfield”, ¿Qué sentiste ante la llamada del ilusionista más famoso del mundo?

De entrada me quedé asombrado. Hemos construido una gran amistad desde hace 4 años que ocurrió esa llamada. Hablamos mucho y voy todos los años a verlo a Las Vegas. Se ha creado una gran relación profesional y también personal. Tengo un nuevo amigo que se llama David Copperfield.

Has colaborado con otras artes escénicas en espectáculos como El Médico, ¿Cómo ha sido poner tu magia al servicio de este musical?

Ha sido muy interesante por poder trabajar con un equipo tan grande. Me siento muy orgulloso de que en España se cree una producción de este nivel con una producción, una música, un vestuario de tal calidad…Ha sido un gran proyecto en el que he aprendido mucho al tiempo que he enseñado lo que he podido de magia, que se ha podido incorporar a la obra.

¿Qué es lo más mágico que le ha ocurrido a Jorge Blass cuando se baja el telón?

Una vez vino una madre hace diez años y me dijo que le había firmado una carta a su hija que ahora es adolescente y me preguntó si le podía firmar otra. Cogí una del suelo, se la firmé y se la llevó. Me escribió al Facebook y me dijo que las dos cartas eran el siete de corazones. Diez años después volví a firmar la misma carta… ¿Casualidad o magia? No lo sabemos, pero hasta yo me sorprendí.

Ahora que han pasado ya dos años, ¿Qué es lo que te ha enseñado el accidente que sufriste?

Fue algo muy dramático. Hubo varias semanas en que no podía mover los dedos de mi mano derecha y al dedicarme a la magia eso fue un lastre. En ese momento, no sabía cómo me iba a recuperar, tengo un pequeño ‘recuerdo’ de Vigo -que nos enseña-. La verdad es que he podido recuperarme bien, pero tengo dos placas y catorce tornillos. Afortunadamente, no ha ido a peor la cosa. Me atropellaron y me tocó con el retrovisor. Podía haberme matado o dejarme en una silla de ruedas. A pesar del accidente fui muy afortunado al recuperarme bien y poder seguir haciendo lo que me gusta.

Si miramos hacia el futuro, tú que has hecho posible lo imposible, ¿Con qué proyectos te gustaría seguir haciendo soñar a tus espectadores?

Estoy preparando el X Festival Internacional de Magia en el Circo Price de Madrid. En el mismo se reúnen los mejores magos del mundo que han pasado durante esta década por el Price. Además, como siempre, estrenaré una ilusión inédita. Por si fuera poco, también estoy creando cosas para televisión y otros proyectos. Tengo una mente inquieta y es que creo que lo importante es no perder la curiosidad y las ganas de crear nuevas experiencias.

Un último llamamiento para cerrar, ¿Por qué tenemos que venir al Marquina a ver Invención?

Cuando vengan y se sienten en su butaca van a ver cosas que al salir les van a dejar mucho más ilusionados. Al salir del show van a tener otro aire fresco. La magia te proporciona un momento de ilusión, de risas y ante todo se consigue que salga el niño interior que tenemos, que juega y disfruta. En definitiva, el que prueba la magia en directo no lo olvida jamás. Y es que en este show se verán trucos que nunca antes se han visto. 

Si quieres ver mas información de magos, puedes ver la entrevista que le hicimos a Dania Diaz.

Otros artículos

Joan Chamorro nos presenta el JAZZING

Joan Chamorro nos presenta el JAZZING

Este 2021 la Sant Andreu Jazz Band cumple 15 años y lo celebramos con mucha ilusión, esperanza y agradecimiento en esta octava edición del Jazzing Festival en la que también queremos rememorar y rendir homenaje a la figura del gran trombonista y amigo Toni Belenguer,...

Pin It on Pinterest

Share This