Entrevista a María León

por | Dic 6, 2019 | Entrevistas, Mujeres Creadoras

Una entrevista de Scenikus Global Artist Marketplace con una gran actriz 

“Mi honra verdadera es defender con pasión lo que uno es y por lo que uno vive”

Charlamos con la actriz María León en esta entrevista exclusiva de Carlos Rivera para Scenikus en la que repasa algunos de los momentos más importantes de su carrera y de su vida.
Su primer contacto con el mundo del espectáculo fue en el circo. En ese lugar mágico ella soñaba con ser mujer bala, pero el destino parecía tener escrito otro futuro para ella.
Finalmente, María León se dedicó en cuerpo y alma a la interpretación que tantas alegrías le ha dado en el campo audiovisual. Pero de alguna forma necesitaba reconectar con las raíces de su oficio, con las tablas.
Así llegamos a La Pasión de Yerma que la llevará a girar por España en los próximos meses. Su primera parada el 13 de diciembre en el Centro Federico García Lorca de Granada , en la que ha sido su primera coproducción teatral con SEDA.
En este “torbellino de colores” que es su versión del personaje lorquiano revisará de alguna forma esa ‘honra’ tan presente en la sociedad de la época de Lorca.
León destaca su personalidad: «Mi honra verdadera es defender con pasión lo que uno es y por lo que uno vive”.
Y es que la pasión se esconde en cada palabra y en cada mirada de esta actriz que cautiva en la comedia y emociona en historias como la de su personaje en Marsella. En esta obra, tuvo que entrar en la oscuridad para poder volver a salir de la mano con ella.
No te pierdas  esta gran entrevista aquí en Scenikus…
¡El marketplace que brilla con la creatividad y la innovación artística!

¿Cómo es tu Yerma?

Mi Yerma es un torbellino de colores. Es una mujer que tiene muchas necesidades como mujer, más allá de tener únicamente el instinto de ser madre. Tiene curiosidad por saber, por descubrirse en ese amor que tiene por Juan. Se ve claramente que toma la decisión de querer amar por encima de todos los detonantes de esta tragedia. Pepa, Lola y yo hemos intentando hacer una Yerma actual, que trasciende más de lo que Lorca pudo contar. Son cosas que estaban bajo unos filtros que no se podían quitar y es ahora cuando podemos ver hasta dónde puede trascender este texto de Lorca. Creo que hemos conseguido contar todo lo que no se pudo en ese momento: El deseo, la curiosidad, las ganas de saber y de decidir por ti misma han salido a flote en esta revisión.

Lola Blasco, Pepa Gamboa y tú estáis en este proyecto, ¿De qué manera se complementan estas tres poderosas miradas femeninas?

Me parece una pregunta muy buena e interesante. Cuando me llegó este texto de Lola tan rico, tan bien escrito y sobre todo que prevalecía la mirada de la mujer, pero conservando textos de Lorca, me pareció una maravilla. Luego entra Pepa Gamboa que es una ‘genia’ con una visión en 3D de todo, trae la obra a la actualidad sin haber un tiempo marcado en la misma. Le añade la locura, la fantasía y la poesía que tenía Lorca a esta propuesta.

Yo le he aportado la pasión, mi corazón y mis ovarios. Todo ese empuje lo hago extensible a cómo yo concibo esta profesión. Pepa me ha permitido poder hacer el personaje desde el ‘coño’… Esto no sé si lo vas a poder poner tal cual (risas). Me encanta poder jugar dentro de esa fantasía maravillosa que ella tiene.

Aquí y ahora, ¿Por qué el teatro es un gran lugar para contar historias para María León?

El teatro son los ovarios de mi profesión, te conecta con el por qué soy actriz. Una de las cosas que yo más amo es esta profesión. Hay tres amores en mi vida: El primero es mi familia, el segundo mi oficio y el tercero espero que sea una pareja o un hijo en el futuro comenta María León. La actuación es parte de mi manera de vivir y creo que sin el teatro no se sabe realmente cómo es la vida. El teatro nos permite saber cómo pisamos, cómo somos y qué capacidades tenemos para contar historias. La técnica es muy diferente a la del audiovisual. Y es que en el teatro se vive, yo necesito subirme a un escenario para vivir desde la raíz mi profesión. Todo ello me hace estar viva. He vuelto al teatro ya que necesitaba volver al origen y poder constatar todo lo que me queda por crecer como actriz que creo que es mucho. Necesitaba sentir de nuevo que no soy virtual, que soy de verdad. En este proceso colectivo del teatro contamos una historia entre todos, hacemos un hijo y lo parimos el día del estreno.

Sin duda, uno de tus papeles más aplaudidos fue el de Marsella

Tengo un recuerdo maravilloso al ser un personaje que no era lo que se veía por fuera, era lo que llevaba por dentro. Esta mujer tenía un bagaje de vida bastante duro y necesitaba entenderla. Como actriz tengo la obligación de no juzgar a los personajes. Fue un regalo interpretar este personaje con una historia durísima, pero con muchísimas ganas de vivir. Para mí, entrar en la oscuridad para poder volver a salir de la mano con ella fue un ejercicio de creación muy gustoso.

En las dos entregas que tu hermano dedicó a tu madre, Carmina, te tocó interpretar a una María León que podrías haber sido, pero que en realidad no eres. Explícame eso…

En las películas recreamos una posible María León, la que hubiese sido si no hubiese tomado determinadas decisiones. Evidentemente no soy yo la que aparece reflejada en pantalla, ya que yo tomé una decisión determinada y me alejó de ese posible camino que refleja la película.

Completa tus propias palabras: “A los españoles nos gusta reírnos de nosotros mismos”.

La risa es una manera muy sabia de sobrevivir. Hemos vivido muchos momentos de falta de libertad, pero la risa y la capacidad de reinventarse son muy importantes. La risa es una manera de celebrar lo que somos, ni mejor ni peores que otros.

Te has incorporado a La casa de los flores, todo un mega éxito de Netflix, ¿Cómo ha sido esa experiencia?

Mi participación se desarrollará mucho más en la tercera temporada. Tengo la oportunidad de enfrentarme a un personaje que tiene una gran pasión por su hermana. Ha sido un regalo poder entrar en la familia De La Mora. Trabajar con un hombre tan interesante como Manolo Caro y con Cecilia Suárez es un placer. Soy muy fan de ella. Creo que ha sabido diferenciarse muy bien, ella se ha convertido en el alma de la serie. Me parece que esta serie conecta bastante con las películas de Carmina. Habla de la familia desde un lugar muy irónico, pero viviéndolo con mucha pasión. Es un género bastante complicadito para mí. Me acuerdo de la primera escena con mi hermano en el Chicote y recuerdo que Manolo me dijo que estaba maravillosa, pero que no quería naturalismo. Quería melodrama. Es un código diferente que me ha permitido jugar a algo muy teatral en la ficción audiovisual. Soy muy feliz de ser parte de esta serie.

Cada 31 de diciembre tienes un ritual muy especial, ¿Qué le pedirás al año 2020?

Equilibrio en el país. Que podamos pisar firme, que haya salud, risas y que se quite la pobreza, que compartamos más. Para mí es esencial que siga unida mi familia. También me gustaría que nos escuchemos, nos respetemos y miremos más allá de nuestros ombligos y es que tenemos un mundo muy bonito y muchas cosas que vivir. Que no nos dediquemos a pelearnos.

Muchos actores me hablan de vuestro oficio como una derivación natural del juego infantil, ¿Cuánto tuvo de eso en tu caso?

Yo siempre quise ser mujer bala. Vengo de familia de circo y quería vivir en ese mundo. Cuando yo iba al circo y me vestían de payaso yo me sentía en un lugar mágico. Como entonces yo no sabía si iba a tener algún tipo de habilidades pensaba que al menos podría ser disparada. Así que yo jugaba a ser mujer bala.

¿Con qué tipo de proyectos te gustaría seguir ‘jugando’ en tu oficio?

Me gustaría poder seguir contando historias de mujeres. No podemos perder las ganas de sacar todos los colores de las historias de mujeres de todas las edades. Quiero que me cuenten sus historias y que todos lleguen a sus universos.

Puedes ver mas entrevistas a grandes actores aquí!

Otros artículos

Pin It on Pinterest

Share This