Vicente del Bosque «la personalidad del artista»

por | Dic 19, 2019 | La mirada creativa

Vicente del Bosque es un personaje necesario, y no sólo para la España que mide sus emociones a ritmo de gol. En silencio, oponiéndose con una sonrisa al comportamiento de escualo que muchos atribuyen a los que triunfan, tomó el mando de la selección de fútbol y la dotó de una fe que tuvo en el gol de Iniesta su mayor acto litúrgico. Pero Vicente del Bosque, alejado hoy del resplandor mediático, no necesita exponer en un atril el cénit de su biografía; parece encontrar un sereno placer en mirar el mundo con ternura y hablarte con la calidez con la que se dirigiría a un hijo, a su propio hijo. Y eso implica hablar de cualquier cosa, incluido el proceso creativo. No os entra gran entrevista, aquí en Scenikus.

¡El marketplace que brilla con la creatividad y la innovación artística!

-Vicente del Bosque recordando a los futbolistas que vistieron “LA ROJA” hace años, tengo la sensación de que la creatividad fue una de las claves por las que España consiguió la Copa del Mundo.

Si la creatividad la asociamos a la calidad de unos jugadores brillantes, desde luego. Pero no puede haber creatividad sin que haya una labor de conjunto, un entendimiento, unas buenas relaciones. Y esta base, por suerte, la teníamos.

-Si aquella selección hubiese hecho música, ¿cómo habría sonado?

(Sonríe; un gesto entrañable que parece una disculpa se adueña de su expresión) No tengo buen oído, pero hubiese sido una buena sintonía. Participaban y creían en lo que hacíamos, y eso es lo más importante: creer.

-Hablando de creer, no creo que en el fútbol esté todo inventado. ¿Hay en su opinión sitio para planteamientos tácticos que ahora mismo ni sospechamos?

El fútbol va evolucionando, como la vida, o como las empresas. Quién iba a imaginar muchas de las evoluciones que nacen del ámbito empresarial… En el fútbol no creo que vaya a haber grandes cambios, pero sí una continua evolución de la que a veces no seremos ni conscientes.

-Fútbol aparte, ¿en qué faceta de la vida se hace hoy más necesario encontrar nuevos planteamientos?

Si lo dices por España, no veo ninguna necesidad de cambio drástico. Creo que estamos hoy día a la altura de los grandes países en todos los aspectos. Sí, nos hemos sacudido el complejo.

-Habrán contribuido a ello los éxitos deportivos, supongo.

Claro. Son un síntoma, desde luego. El deporte tiene una trascendencia importante que muchas veces es el reflejo de la sociedad misma.

-Y respecto a esta sociedad, ¿se le ocurre alguna idea nueva para asentar valores como la honestidad o el respeto en los más jóvenes.

Estamos en un mundo de contradicciones. Entiendo lo que dices, pero creo que esta juventud simplemente es distinta a la de hace años. A su favor te diré que es más entregada al voluntariado, que en gran medida participa y pone a las claras la solidaridad, la honestidad, la generosidad y el respeto por los demás.

-Su fe es para mí una inyección de optimismo… ¿Cuénteme, cambiando de tema, a qué faceta artística le hubiera gustado dedicar su vida profesional?

(Vuelve a sonreír) Imagino que hubiera sido maestro, pero para enseñar a leer, que ya es bastante. Eso puede considerarse arte y forma parte de las mejores profesiones del mundo, ¿no?

-Desde luego. Sobre todo si hubiese hecho énfasis en la creatividad literaria.

Ten por seguro que lo hubiese hecho.

Scenikus se ha propuesto hacer que los artistas vivan más dignamente de su trabajo. El empeño es arduo, pero noble. ¿Cree que el talento artístico está tan justamente valorado como el deportivo?

Creo que sí. Lo que pasa es que no hay cánones preconcebidos para el éxito o el fracaso artístico. Hay cantautores, por ejemplo, que se han ganado la vida muy bien y que son buenísimos, mientras que otros que también son buenos no han calado. En ocasiones, la personalidad o la forma de ser del artista marcan su éxito o fracaso en la misma medida que la propia melodía o la propia interpretación.

 

 

Otros artículos

Pin It on Pinterest

Share This