«La función que sale mal»

por | Ene 24, 2020 | Actualidad, Uncategorized

“La vida sin arte es vida, pero no tiene sentido”

Noelia Marló y César Camino; César Camino y Noelia Marló. No están solos, porque el elenco de intérpretes que representa la más disparatada e hilarante obra de cuantas hay en cartel (la función que sale mal,Teatro La Latina) supera la decena. Ante ellos, uno concluye que el humor con que nos aporrean desde el escenario es auténtico porque hace tiempo que aprendieron a reírse de sí mismos. Tienen también querencia por placeres menos inmediatos: crear, hacer arte de cualquier forma; vivir buscando la belleza, para que todo este mundo cobre sentido.

¿Contra qué es un antídoto La función que sale mal?

Noelia: Contra el estrés y la depresión. Es risoterapia pura. ¡Hay gente que dice que es mejor venir a ver esta obra que ir al psicólogo!

César: Contra las ganas de perfeccionar. Cuando uno es muy perfeccionista se pierde cosas tan divertidas como las que suceden en esta obra.

¿Simular la torpeza, la completa ineptitud, y lograr hacerlo de una forma precisa, requiere de una dosis extra de esfuerzo?

N: Tengo la torpeza muy a la mano, así que en mi caso no es ningún esfuerzo.

C: Yo tampoco tengo que disimular mucho porque yo soy torpe de nacimiento y me sale bordado. De hecho, dejo la moto en la puerta del teatro y todos los días se me cae al suelo.

¿Una de obra de humor se vive desde dentro igual que, por ejemplo, un drama, o la atmósfera que se crea entre los artistas es distinta?

N: No sabría decirte… Creo que depende del equipo, ya no de que sea drama o comedia. Pero es cierto que en este caso los ensayos son contención de la risa constante, y eso no sucede en un drama.

C: Aunque nosotros lo vivimos de un modo muy dramático, porque es un desastre todo lo que nos pasa, se genera algo como festivo y cuando ya la función está en marcha tengo la sensación de estar en una carroza de los Reyes Magos o del Orgullo Gay, en la que vas cantando con mucha gente alrededor.

Y cuando oís un montón de risas ¿os crecéis, varáis algo, os volvéis más cómicos aún?

C: Sí, te vienes un poco arriba a veces y lo que yo hago es luchar contra ello, porque al final es un poco adictivo. Intento decirme “venga, es agradable pero voy a hacer el trabajo que tengo que hacer”. Si no fuera así se convertiría todo en un despiporre.

N: Es cierto que esa emoción hay que contenerla; respirarla, dejarla ahí dentro de ti.

Siempre he pensado que todo actor o actriz debe probar el humor para ser un intérprete de forma plena. No sé si me equivoco.

N: En realidad no creo que haya que pasar por la comedia para sentirse un actor o actriz realizado…

C: Depende de cómo te sientas a gusto. Las historias se pueden contar de modo cómico o trágico, y la historia es igual porque lo único que cambia es el punto de vista. Hay actores que quizá no se sienten cómodos en la comedia y otros que tampoco se sienten cómodos en el drama. Tiene que ver sencillamente con aquello con lo que uno se sienta bien.

¿Con Sean Turner, el director de esta obra, es posible que actores y actrices sugiráis cambios y se os tenga en cuenta?

N: Aunque es una obra franquiciada y los personajes estaban ya muy marcados, al principio sí que existió un poquitín de libertad en torno a la creación del personaje de cada uno. Pero la obra vino ya como un producto muy cerrado.

C: Claro. Es un teatro ya probado en varios países durante años y todo está muy milimetrado. Cambiarlo no estaba previsto en los ensayos. Luego, en la función, sí hemos ido añadiendo pequeñas cositas, pero es mínimo el margen de cambio.

¿Creéis que las nuevas tecnologías, que permiten incluso la contratación de artistas online, como se hace en SCENIKUS, o las redes sociales, que han revolucionado la vida, pueden revolucionar también el teatro de alguna manera?

N: Sí, bajo mi punto de vista es totalmente factible la incorporación de la tecnología al teatro.

C: Yo también creo que sí. El teatro al fin y al cabo es conflicto. Si abres twitter durante dos minutos, lo que lees es conflicto puro. Y está sucediendo aquí y ahora, que es lo que requiere el teatro.

¿La vida sin arte, es vida?

N: (Se ríe) Es vida, pero no tiene sentido.

C: Lo es pero con muy poco sentido. Para mí la vida tiene sentido si hay algo artístico detrás. Es buscar el sentido de la vida a través de la belleza.

¿Qué otras facetas creativas desarrolláis? ¿Música, pintura, escritura…?

N: Yo soy actriz y cantante, y además bailo, chapurreo el ukelele… Todo lo que tenga que ver con el arte me gusta.

C: Yo intento escribir. Escribo teatro y estoy tratando de llevarlo al escenario.

Pues mucha suerte en este empeño ¿Y admiráis a alguien en especial por su capacidad creativa?

C: A mí me fascina El Brujo. Un actor que para mí es el artista completo. Escribe, dirige, y me parece magnífico todo lo que hace.

N: Pues admiro a mucha gente pero elegir se me da muy mal. Bueno, entre los muchos que admiro está César Camino. Aunque queda un poco raro porque lo tengo aquí a mi lado, ¿no?

Por si te interesa conocer a otros artistas, puedes acceder a esta pagina y conocer a una increíble variedad de artistas. Todo ello aquí en Scenikus …

¡El mejor Marketplace para impulsar la honra del artista!

Otros artículos

Pin It on Pinterest

Share This