Ramón Fontseré: «Las plataformas de streaming nos ayudan a llegar a un público más amplio y joven»

por | Sep 7, 2020 | Entrevistas

Los Teatros del Canal acogen estos días la nueva producción de Els Joglars, Señor Ruiseñor. Charlamos con uno de los artífices, Ramón Fontseré, en exclusiva en Scenikus Streaming.  En esta época en que la cultura queda relegada a un segundo plano por los políticos gobernantes que incluso llegan a meter en el mismo saco a los teatros que a otros espacios de ocio poco seguros- se nota que no han comprobado el impecable protocolo de los Teatro del Canal-,

¿Qué lectura le gustaría a Ramón Fontseré que haga el público de Señor Ruiseñor?

Es una obra que pretende a partir de la sátira y del humor reflexionar sobre nuestra ideología, nuestra identidad o ideales para desquitarnos de prejuicios y egos. Llevamos a escena la belleza, la virtud y la verdad como patria universal frente a las patrias identitarias.

¿Qué papel simbólico ocupa el cuadro La morfina en este espectáculo?

Santiago Rusiñol tenía unos fuertes dolores de riñón que solo podía sobrellevar con la morfina. Como sabemos la morfina es muy adictiva, así que Santiago Rusiñol se enganchó a ella y en este cuadro vemos a una modelo justo después de haberse inyectado la morfina. La placidez después del dolor. Nosotros utilizamos la morfina como un recurso dramático para transformar al jardinero Tomás, guía del museo Rusiñol,  en el mismímo Santiago Rusiñol. La morfina, representada por una actriz, nos conduce al mundo del pintor. 

La compañía se fundó en 1961, por lo que el legado se extiende durante medio siglo, ¿Fue difícil coger el testigo de Albert Boadella? Supongo que su sombra es alargada…

Albert fue muy generoso al confiar en mi para dirigir Els Joglars, la responsabilidad es muy grande, la figura de Albert Boadella es y será irrepetible. Casi todo lo que sé de teatro se lo debo a él y es lo que intento aplicar en mi trabajo de director. Intentamos seguir con la ética y la estética de la compañía que fundó Albert, pero con mi personalidad y la de mis compañeros. Él siempre será mi referente.

En el año 1994 participas en El Nacional, cuyo programa de mano rezaba: «El teatro, como arte, parece destinado irreversiblemente hacia la pura exhibición museística y arqueológica»,

¿De qué manera puede el hecho escénico alejarse de las ‘telarañas’ y acercarse a nuevos públicos que parecen reacios a acudir al teatro?

Es cierto que al teatro debemos sumar público joven, en nuestras manos está no parar nunca para que este ritual del directo, tan magnífico, siga al pie de cañón. El teatro siempre ha estado ahí, y en estos tiempos de pantallas, quizá aún, tiene más razón de ser. Nuestra tarea es hacer del teatro un arte vivo y animar a la gente joven que se acerquen a las salas de teatro. Nosotros intentamos acercarnos a ellos a través de las escuelas de teatro o institutos. Los teatros también hacen la tarea de organizar grupos para que asistan al teatro. Lo más importante es que acudan la primera vez, porque hemos visto cómo la gente joven conecta rápidamente con la catarsis del teatro.

Aquí y ahora, ¿Por qué el teatro sigue siendo ese gran lugar para contar historias?

Es un espacio supremo de libertad y una forma de expresión libre y sin tabúes. Es  el arte que nace y muere cada día, único, que se comparte en el rito del directo. Las plataformas de streaming, también en el campo teatral, como esta, Scenikus Streaming, han llegado para quedarse, para convivir con el teatro en sala buscando una convivencia armónica que permita también retransmitir espectáculos en la red mientras el público lo disfruta en sala,

¿Qué perspectivas en ese aspecto tenéis como compañía?

Creemos que aunque el teatro es difícil de entender sin el directo, sí que estas plataformas nos ayudan a llegar, seguramente, a un público más grande y posiblemente, también a un público joven. A partir de estas plataformas quizá mucha gente pueda conocernos y acercarse al teatro. Nosotros intentamos con las plataformas estar al día, mostrar trabajos de la compañía, tenemos trabajos que se pueden ver en Filmin, como La Zarza de Moisés de Arantxa Aguirre, donde contamos nuestro método de creación. Este tiempo de confinamiento han sido las redes y las plataformas nuestra forma de mantenernos cerca de la gente, del público.

Me comentaba José Sacristán que este oficio de cómicos en el fondono dejaba de ser «aquel juego de indios y vaqueros que hacía de niño» profesionalizado,

¿Cuánto queda de eso en el Ramón Fontseré que se sube a las tablas del Canal?

Todo, siempre he considerado y coincido con Sacristán, que el teatro es un juego. El teatro es un arte que nos permite seguir jugando a pesar de ir cumpliendo años.

Si miramos hacia el futuro, ¿Con qué tipo de proyectos le gustaría seguir «jugando» a contar historias a Els Joglars?

La realidad está llena de historias, a mi me gusta observar la realidad y aprovechar el teatro para desvelar aquello que quizá nos pasa desapercibido, haciéndolo con belleza, humor y trabajo. En definitiva, se trata de disfrutar de este maravilloso juego.

 

Otros artículos

Pin It on Pinterest

Share This